SAN PEDRO

SAN PEDRO

Con Proyección de Progreso

En el siglo XVIII, el sector San Pedro era conocido como el Llano; el barrio para 1916 sufrió diferentes cambios ya que se empezaron a vender los predios que estaban ubicados al sur del Cementerio, para luego convertirse en el Barrio Pérez Triana. Este complejo de manzanas loteadas estaba surcado por el callejón de los Chispas al sur, y la quebrada el Ahorcado al norte, lo que hoy es la Avenida Jorge Robledo y la calle Barranquilla respectivamente.

Parte de los primeros pobladores del sector provenían de los diferentes municipios del departamento que venían en tren a la estación del ferrocarril que quedaba al frente de donde queda actualmente el parque Norte y por la cercanía se quedaban a vivir en el sector.

A través de los tiempos, este sector llega a ser muy popular en la ciudad con el nombre de Lovaina por el sector declarado de tolerancia desde donde se ejercía los servicios de prostitución tanto femenina como masculina, allí iban grandes personalidades a visitar las casa de citas, Lovaina pasa por su historia y por su historia y por ser un sector de la ciudad muy golpeado y marginal, a llamarse san Pedro nombre heredado de su cementerio y necesariamente bautizado por los proyectos de impacto que se han venido desarrollando en el barrio” a partir del año 2006” .

en el principio y durante mucho tiempo Lovaina fue la más lograda versión criolla de los salones mundanos del parís bohemio, fue un lugar fascinante de noches, completas, tibio nido de matronas ilustradas y de las putas mas talentosas, elegantes y caras de la ciudad; y por los mismo, puerto forzoso de los visitantes y personalidades de aquel Medellín antaño intolerante.

Luego, con el paso de los años y el cambio de los tiempos Lovaina transformó su decorado y pasó a ser vitrina de luces rojas y amarillas donde a los bohemios de las nuevas generaciones se ofrecía en las narices el bikini y a teta voliada.

Aquello ocurrió precisamente por la época en que la liberación femenina, la píldora y la apertura de los moteles despojaron la moral de su viejo corsé y el amor tomó nuevas formas y empezó a visitar otros ámbitos. Esas fueron las primeras heridas que recibió Lovaina. Más tarde la delincuencia desaforada, el bazuco y el hollín de la decadencia lumpesca harían el resto: le darían el golpe de gracia,

Solamente medio siglo después de la primera disposición, la administración municipal aprobó una zona única de tolerancia para Medellín en el Barrio Antioquia, mediante el decreto 517 de 1951. Paradójicamente después de esta medida, se incrementó el número de burdeles en diferentes partes de la ciudad siendo Lovaina un sitio de escampadero social donde todos los habitantes de la ciudad iban a pasar su tiempo.

El periodo comprendido entre 1917 y 1932 figura como la primera etapa de protagonismo en los burdeles de la zona norte de Medellín, aledaña al “cementerio de los ricos”. Este procedimiento junto con el de cobro de impuestos por derechos de desagüe, permitieron precisar de cifras de casas de mujeres visitadas por los inspectores municipales, especialmente entre 1927 y 1932. Llama la atención, la tolerancia manifestada por los inspectores cuando el resultado de la distancia era inferior a los 160 metros reglamentarios respecto a. las capillas del Cementerio San Pedro y del Hospital San Vicente de Paúl, la escuela de El Bosque y algunas fábricas de tabaco, fósforo y escultura religiosa.

Al parecer estos burdeles se sostuvieron con el pago de multas, pues muchas meretrices era dueñas del lote que habitaban y contra esto no había ley del destierro.

Lovaina en el nombre de la calle 71, la cual le dio su nombre a un barrio que solo tenía 20 manzanas comprendidas entre las carreras Popayán y Palace, con las calles lima, Italia, Restrepo Isaza, barranquilla, Balboa, Santa Marta, El Bosque, y la calle Lovaina y con este nombre aun es reconocido en la ciudad por muchas personas, aunque el barrio hoy se llama San Pedro.

Actualmente en la carrera Bolívar, cerca del Cementerio San Pedro, se localizan diferentes tipos de ventas ambulantes que hacen alusión a los ritos funerarios: láminas, flores naturales y artificiales, músicos que prestan el servicio de acompañamiento en el rito fúnebre, entre otros, marmolerías. Contiguo al cementerio, se localizan algunos talleres de lápidas en mármol.

Sobre esta misma carrera también se observan los puestos callejeros de carne asada, famosos de Lovaina; al interior de las viviendas, existen principalmente tiendas, ventas de helados, cafeterías, algunos restaurantes y peluquerías, San Pedro, a pesar de ser un barrio residencial, concentra una gran diversidad de actividades comerciales, por su cercanía con el centro y el impacto que genera el Cementerio de San Pedro en el comercio de la zona.

Esta es entonces una parte pequeña de la historia del barrio San Pedro también conocido como Lovaina por una gran connotación histórica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s